Temas candentes cerrar

Cowboys superados y rebasados por los Broncos

Los Cowboys reconocieron que este domingo fueron derrotados en todos aspectos del juego por los Broncos en su AT&T Stadium, en un regreso poco memorable de Dak Prescott y con una defensa sin energía.

ARLINGTON, Texas – Los Dallas Cowboys fueron derrotados por los Denver Broncos este domingo en todos los aspectos del juego, incluido el de los aficionados en las tribunas…

Fue el peor día ofensivo de los Cowboys esta temporada; pareció el equipo de hace un año que era incapaz de mover las cadenas, mucho menos el marcador. Y del otro lado del balón, la defensa nunca pudo ni física ni futbolísticamente.

Los propios jugadores y entrenadores reconocieron que había sido un mal partido en todas las fases, dentro y fuera del campo de juego del AT&T Stadium, donde muy buena parte de los 93,503 aficionados vestían de los colores de los Broncos y se hacían notar en su escándalo en cada jugada.

"No lo hicimos hoy", dijo McCarthy en conferencia de prensa. "Jugaron mejor que nosotros y estaban mejor entrenados. En definitiva el aspecto físico no estaba donde hubiera pensado".

Cierto, el marcador de 30-16 con el que perdieron los Cowboys ni siquiera demuestra la superioridad ofensiva de los Broncos sobre una defensa, que recordó la de los viejos tiempos en Arlington; esa que parecía incapaz de tacklear a cualquier corredor y que contra el juego aéreo parecía ser engañada de manera crónica.

Los Broncos superaron las 400 yardas totales ofensivas, incluidas 190 por carrera entre sus dos corredores principales Javonte Williams y Melvin Gordon, quienes se dieron el lujo de arrastrar a la mitad de los defensivos sobre sus espaldas y hombros.

La defensa de Dallas otra vez se dobló en momentos trascendentes, como terceras oportunidades (8/15) cuando el juego aún estaba competitivo.

Es probable que tampoco ayudó esa controversial marcación arbitral en el tercer cuarto, cuando el marcador era 16-0, en el que los Cowboys bloquearon la patada y el balón se regresó en primero y 10 a los Broncos, bajo el argumento de que un jugador de Dallas (Jayron Kearse) había tocado el balón después de la línea de golpeo…

Pero la realidad, es que los locales parecían adormilados e inoperantes casi por completo.

"Simplemente, creo que los Broncos jugaron realmente bien", consideró el linebacker novato Micah Parsons. "Pero tampoco tuvieron nuestro mejor partido. No tenemos excusas".

Parsons fue de los pocos jugadores de Dallas que anduvieron bien y a máxima velocidad por todo el campo. Sumó 10 tackleadas, entre ellas ocho directas y 2.5 capturas de quarterback, porque muchas de las 12 tackleadas de Leighton Vander Esch sucedieron cuando ya le habían ganado yardas o primeros y 10.

Los frontales sólo presionaron por momentos y fueron pocos. En la secundaria Trevon Diggs no estuvo en su mejor día, por segundo juego consecutivo y qué decir de Anthony Brown, que parece desaprovechar todas las oportunidades titulares que le dan los Cowboys.

"Ellos vinieron a jugar mejor, más duro y físico que nosotros", reconoció Parsons. "Nunca pudimos conseguir momentum. Es una buena oportunidad de aprender y crecer".

El ataque de Dallas fue nulo, encabezado por Prescott, cuya ofensiva llegó como la mejor en la NFL en casi cualquier apartado trascedente. Este domingo fue detenida en seco.

Los Cowboys entraron al estadio con 40.3 puntos promedio en tres juegos en casa esta temporada. Este día, sus primeros puntos llegaron con 4:08 minutos por terminar el partido, cuando ya perdían 30-0.

Prescott estaba a mitad del tercer periodo con cinco pases completos en 16 intentos y terminó con 19 de 39, 232 yardas y dos anotaciones; casi todas esas estadísticas con el partido ya decidido.

Receptores como Amari Cooper soltaron pases de los números cuando el juego aún estaba decidido. Y Prescott falló algunos otros, incluyendo un par a CeeDee Lamb, cuando parecía que aún podían regresar en el partido.

"Obviamente, no estuve tan limpio como normalmente estoy", dijo Prescott. "Fall´algunos pases y nada tuvo que ver mi pantorrilla".

Tampoco ayudó el trabajo de Terence Steele como tackle izquierdo, en reemplazo del lastimado Tyron Smith, después de que había salido con éxito en sus seis partidos anteriores como titular del lado derecho.

"Fue más difícil de lo que pensé", dijo Steele. "Tienen una buena defensa, con buenas alas defensivas. Fue complicado. Pero cualquier cosa que este equipo me pida, voy a tratar de dar lo mejor. Seré el mejor liniero ofensivo que pueda ser.

Los Cowboys (6-2), aún en primer lugar de la División Este de la Conferencia Nacional, recibirán el próximo domingo a los Falcons (4-2), que llegarán motivados con su victoria sobre los Saints.

'Fue vergonzoso hoy", reconoció el safety Jayron Kearse. "Todas las partes de esto debemos sentirnos avergonzados".

Shotoes similares